lunes, 29 de agosto de 2016

La juventud LGBT es más proclive a sufrir trastornos alimenticios

Como si la comunidad LGBT no tuviera suficientes problemas en general, y de salud en particular, un estudio reciente elaborado por la Universidad de Columbia ha revelado que los niños LGBT son más proclives a sufrir trastornos alimentarios que afectan su salud mental y física a lo largo de su vida. Sin ir más lejos, los niños varones homosexuales tienen hasta 5 veces más probabilidades de usar pastillas adelgazantes que los heterosexuales. Mientras que en la juventud heterosexual estos números parecen disminuir, las cifras crecen para los jóvenes que son gais, lesbianas y bisexuales.


Los niños LGBT más afectados a lo largo del tiempo

El estudio fue realizado con una muestra de jóvenes norteamericanos de entre 12 a 18 años desde 1999 hasta 2013, y en él se analizaron comportamientos alimentarios como las purgas, ayunos, medicación adelgazante y las conclusiones son escalofriantes: La juventud LGBT es más proclive a padecer desórdenes alimenticios comparados con el resto de la juventud heterosexual, con una tendencia generalizada a acentuarse en los últimos tiempos, frente a al leve descenso entre la juventud heterosexual.

Si bien los parámetros analizados no son enfermedades en sí, como la anorexia o la bulimia, si que dada la temprana edad a la que estas insanas costumbres son adquiridas, constituyen factores de riesgo para desarrollarlas en el futuro. Además, no podemos olvidar que los jóvenes gais, lesbianas, bisexuales y transgénero son especialmente sensibles a padecer enfermedades mentales como la depresión o la ansiedad.

Las jóvenes bisexuales y lesbianas son las más afectados

A la edad de 14 años, la probabilidad de sufrir desórdenes alimenticios si eres una joven lesbiana o bisexual es mucho mayor que si eres heterosexual. Así mismo, no sólo es mayor sino que se ha acentuado con el tiempo. Desde 1999, es el doble de probable que una chica lesbiana realice purgas o ayunos que en 2013. Entre chicas bisexuales, este comportamiento era superior en 1999 que en 2013, descendiendo de un 33% a un 22%. Sin embargo, el 36% de las lesbianas jóvenes de la muestra han realizado curas de ayuno y/ o purgas.

El salto es verdaderamente amplio para chicas lesbianas y bisexuales, algo que no se encuentra entre chicos gay o bisexuales, así que sí, hay realmente diferencias significativas no sólo por géneros sino por orientaciones sexuales que son alarmantes

Son palabras del autor principal del estudio, que ha elaborado como investigación postdoctoral.


Vía | International Journal of Eating Disorders
Tomado de http://www.ambienteg.com/
por Miss Takanawa 

Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

SEXO Y VIDA

ENTRETENIMIENTO

CINE

Lifestyle

Activismo

VIAJE LGBT

Miembros CCLGBTCO

Miembros CCLGBTCO
Cámara de Comerciantes LGBT de Colombia