miércoles, 17 de octubre de 2012

EL PARQUE DE LOS DESEOS EN MEDELLIN : Un Lugar Vanguardista convertido en punto de encuentro LGBT


Por Duvan Quintero
Lugar en pleno centro de Medellín, que tiene como vecinos a la Universidad de Antioquia, el Jardín Botánico, el Parque Explora, el Museo Cementerio San Pedro y dentro muy poco el Parque del Emprendimiento. Además, en sus instalaciones se encuentran varias atracciones astronómicas, un número importante de restaurantes, el planetario Jesús Emilio Ramírez y la estación Universidad del Metro de Medellín.

Todos los viernes desde las tres de la tarde se empieza la llegada de los homosexuales al Parque, provenientes de barrios como Manrique, Campo Valdez, Castilla, Robledo, Caicedo, El Poblado, Laureles, en general de todos los barrios de la ciudad e incluso de municipios vecinos como Bello, Itagüí, Sabaneta y Envigado.

El Parque De Deseos, se convierte en el punto de encuentro obligado por la comunidad LGBT del valle de aburra, Medellín ciudad sede de cuatro (4) marchas orgullo Gay, donde cada año se viste de la monumental Bandera Arco Iris. Cada día son más los jóvenes que se declaran parte de esta comunidad la tan nombrada comunidad LGBT….

Cada viernes hay una Lesbiana, un Gay, un Bisexual y un Transexual, que se reúne en este lugar “el cartel de los deseos” nombre designado por ellos mismos. Lugar vanguardista que puso a prueba el desempeño de los constructores es hoy uno de los mayores de centros de acoplo LGBT en el área metropolitana de Medellín.

Cientos de jóvenes entre las edades de los trece (13) y los veinticinco (25) años se reúnen aquí; tal vez para hacer amigos, contar anécdotas, encontrar pareja y porque no para tomarse unos traguitos.

¿Pero a quién se le ocurrió esta idea?

La iniciativa se dio por un grupo de jóvenes que se citaban en este lugar cada viernes, a través de las redes sociales, en 2008 se conoce entre la misma comunidad. Fue tal la acogida que desde ese momento se apropiaron de este espacio para hacer vida pública.


Un lugar turístico visitado por cientos de personas al año, recordando que este punto de fuga LGBT está ubicado en límites con el conocido Parque Explora.

¿Pero en un lugar visitado por cientos de personas heterosexuales que NO
apoyan la diversidad sexual y de género, NO son discriminados?

La opinión dada por personas que acuden a este lugar, y por los mismos comerciantes de la zona dicen: “En este lugar los jóvenes de esta comunidad se sienten cómodos, nadie los discrimina o los molesta”. La opinión dada también por algunos jóvenes es: “Aquí nos sentimos a gusto, NO nos discriminan, ni nos ven como bichos raros”. Pero en años anteriores se presentó un caso de violencia o caso de aberración contra los LGBT de este lugar.

Un grupo desconocido agredió a jóvenes LGBT en el parque público Los Deseos de Medellín El nuevo hecho de violencia contra la comunidad de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales (LGBT) de la ciudad evidencia que a pesar de los avances, la intolerancia contra la diversidad continúa. 
Esa fue la noticia que publico el periódico El Tiempo el 23 de Abril de 2010.
http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-7652669

Un grupo de jóvenes de la comunidad LGBT, que desde hace más de tres años socializa y comparte en este espacio público, fue atacado por quienes las víctimas describieron sin certeza como skinheads o cabezas rapadas. Declaraciones dadas por los jóvenes que fueron víctimas.

<>

“Cada día son más los jóvenes que se declaran parte de esta comunidad, vivamos en un mundo donde todos seamos iguales”

Porque La Homosexualidad No Es Una Enfermedad, La Homofobia SI…
No + Discriminación



EL PARQUE DE LOS DESEOS UNA ZONA DE TOLERANCIA PARA LA COMINIDAD LGBT, EN MEDELLIN

Por Daiana González
La comunidad LGTB (lesbianas, gay, transexuales y bisexuales) han sido víctimas de innumerables intolerancias, muertes, maltratos físicos y psicológicos a través del tiempo. La aceptación de esta inclinación sexual por parte de la ciudadanía es un hecho que se ha logrado lentamente junto con más de 42 normas incluidas en aproximadas 20 leyes, nombrando a Colombia como el país pionero de América latina en proporcionar tal grado de equidad.


Existen cerca de 20 organizaciones registradas de LGTB (lesbianas, gay, transexuales y bisexuales) como el circulo LGTB Andino (universidad de los andes) y la Organización de Colombia Diversa.

Las aldeas gay o zonas de tolerancia crecen cada vez más en cada ciudad, como es el caso del parque de los deseos en Medellín, en especial los días viernes donde alberga cantidades proporcionales de esta comunidad “los que empezaron el parche fueron un grupo de 3 o cuatro personas, los de ‘La vieja Guardia’, que volvieron al sitio un parque gay” dice Andrés Carrizales, que va con frecuencia a esa zona. “este es el único lugar donde podemos reunirnos, nos trajeron y nos dimos cuenta que el sitio era de ambiente entonces seguimos viniendo, pero solo los viernes, igual si venimos en cualquier otro día el parque nunca nos va a discriminar”.

Esta zona de tolerancia aun no declarada en la ciudad de Medellín, es sinónimo de aceptación de la ciudadanía que respeta el espacio y deja que conviva esta comunidad libremente, por lo menos un día a la semana. “si tu eres lesbiana o gay lo tolero, cada quien con sus gustos” afirma Cristina Gallego, vendedora del sector.

El parque de los deseos presenta todos los días viernes una reproducción de videos musicales, claro que esta actividad aunque es dirigida para todo el mundo, cuenta con una participación casi nula de personas que no tienen inclinación LGTB, pues ya Medellín es consciente de que ese día es “ el día gay”.


El Parque de los Deseos: Un espacio de la comunidad LGBT

POR JUAN CAMILO CASTAÑEDA
Camilo Rodríguez y David Chalá son dos jóvenes homosexuales que tienen como costumbre visitar el Parque de los Deseos todos los viernes en la noche. Ellos no son los únicos, pues desde el año 2008 la comunidad joven de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT) se apropió de este espacio para hacer vida pública.

El Parque de los Deseos es un lugar creado para el disfrute de todos los ciudadanos de Medellín, se encuentra ubicado en una de las zonas con mayor crecimiento de los últimos años en la ciudad: el Corredor Cultural Carabobo Norte. Tiene como vecinos a la Universidad de Antioquia, el Jardín Botánico, el Parque Explora, el Museo Cementerio San Pedro y dentro muy poco el Parque del Emprendimiento. Además, en sus instalaciones se encuentran varias atracciones astronómicas, un número importante de restaurantes, el planetario Jesús Emilio Ramírez y la estación Universidad del Metro de Medellín. Este último es fundamental en la apropiación del espacio por parte de la comunidad LGBT, pues la mayoría de los miembros de esta población se transporta en los vagones eléctricos que atraviesan la ciudad.

Todos los viernes desde las tres de la tarde se empieza la llegada de los homosexuales al Parque, arriban provenientes de barrios como Manrique, Campo Valdez, Castilla, Robledo, Caicedo, El Poblado, Laureles, en general de todos los barrios de la ciudad e incluso de municipios vecinos como Bello, Itagüí, Sabaneta y Envigado. Camilo y David viven en Buenos Aires y La Milagrosa, dos barrios del centro-oriente de la ciudad.  Camilo explica que el día más esperado de la semana es el viernes y que hace después de las 6:30 de la noche, hora en la que sale del colegio: “llego a la casa a las 7 de la noche, me baño, camino hasta la estación Parque Berrío del Metro y llego al Cartel por ahí a las 8:30, siempre voy acompañado de mi amigo Chalá. Regreso a casa en último metro”.

David y Camilo frecuentan el Parque desde el año pasado, en un principio no sabían que era un lugar de encuentro de jóvenes con los que comparten su preferencia sexual, Camilo cuenta que cuando lo invitaron al “Cartel”, forma de llamar el encuentro de la comunidad LGBT en el Parque,  descubrió que casi todos los que estaban son homosexuales, “me sentí muy cómodo y desde ese momento voy cada ocho días”. Walter Bustamante, investigador para la población LGBT de la Unidad Permanente de Derechos Humanos (UPDH), explica que además de ser de la población LGBT comparten otras características “hay diferentes formas en que se visten, se peinan, sé que vienen de varios colegios y que en su mayoría son adolescentes”.

Los viernes son los días de la semana en los que Camilo y David se sienten más felices, cada semana esperan que llegue este anhelado día para realizar sus actividades preferidas y visitar su lugar favorito de la ciudad: el Parque de los Deseos. David es un chico de dieciséis años, su orientación sexual ha sido aceptada y apoyada por su familia y amigos, pero ha vivido discriminaciones fuertes en el colegio y en la calle, por eso explica que visita el Parque de los Deseos “porque no hay discriminación, allá siento me siento libre, hago lo que quiero sin que nadie me mire, ni me reproche, además me siento muy identificado con las personas”.

Camilo también tiene dieciséis años, cursa grado once, desde muy niño descubrió su atracción por personas del mismo sexo, contó en su casa y por parte de su madre recibe todo el apoyo, su padrastro, es algo ajeno a su preferencia sexual, pero también lo respeta. Estudia en el mismo colegio de David, por ende, también ha sido discriminado, sin embargo, piensa que el respeto se lo hacen ganar ellos mismos sin prestar atención a comentarios mal intencionados. Camilo frecuenta un poco más seguido el Parque que David. Asegura que va al parque “porque el ambiente es muy chévere, me siento seguro y disfruto compartiendo con las personas que mantienen allá”.

Una de las instituciones que se encarga de garantizar el respeto de los derechos de la comunidad LGBT en la ciudad es la Personería de Medellín. En una oficina, un poco oculta, de la Unidad Permanente de Derechos Humanos que hace parte de la personería y que es vecina al Parque, se encuentra el investigador para la población LGBT, Walter Bustamante, quien desde el año pasado está a cargo de liderar la protección de los derechos de esta población con los argumentos jurídicos que da la ley en Colombia a las Personerías. Bustamante con la experiencia que ha recogido a lo largo de su relación con el Parque y con sus visitantes cuenta que gracias a un pequeño grupo jóvenes homosexuales universitarios que con el objetivo “de socializar en un espacio público para expresar la diversidad sexual y sus afectos” empezaron a apropiarse, espontáneamente, del Parque de los Deseos. Además explica que “La convocatoria tomó fuerza en la medida en que estos jóvenes empezaron a invitar a otros a través de un grupo en facebook”.

Elkín Naranjo es un reconocido líder de la comunidad LGBT en la ciudad, especialmente en la Universidad de Antioquia donde estudia periodismo y está a punto de graduarse. Actualmente Naranjo está realizando sus prácticas académicas en el canal local Telemedellín. Él es un conocedor de los derechos que tienen  los homosexuales y que en muchas ocasiones son vulnerados por personas o instituciones en la ciudad. Naranjo analiza desde su punto de vista “que la razón básica por la que la comunidad LGBT se apropia del Parque de los Deseos es porque en Medellín son pocos los espacios públicos de calidad y de fácil acceso como lo es el Parque, otros espacios como el Parque de los Pies Descalzos ya se habían mostrado violentos con estas poblaciones”. Naranjo además cree firmemente que “el instinto, de alguna manera, nos lleva a todos como seres humanos a juntarnos con aquellos con los cuales compartimos algunas características o ideas”.

A pesar que desde las horas de la tarde ya hay presencia de población LGBT en el Parque, es después de las siete de la noche donde mayor concentración se puede observar. A esa hora el parque cambia completamente, se destacan los colores del arco iris en las manillas, correas, anillos, collares y demás accesorios que llevan puestos los jóvenes que se toman los Deseos. Hay quienes comparten con sus amigos y quienes lo hacen con su pareja, mientras unos juegan, corren, bailan o cantan; otros simplemente se dedican a hablar y demostrarle cariño a sus parejas o amigos. Los besos entre hombres y entre mujeres son protagonistas, y eso a nadie le importa, es normal; el ambiente es cálido, no hay tensiones, nadie reclama por lo que hace el otro, simplemente cada quien disfruta libremente y a su manera, lo que llaman “El cartel”. Bustamante analiza el comportamiento de estos chicos como de adolescentes, asegura que es normal, pues la mayoría de los homosexuales que vienen al parque están en esa etapa de la vida.

Entre la gran cantidad de personas homosexuales también es posible encontrar personas que son heterosexuales, muchos de estos son personas que trabajan en el parque como guías, vendedores ambulantes, vigilantes o policías. Otros son amigos de los homosexuales que se integran con la comunidad en “El Cartel” y también se ven parejas heterosexuales que como cualquier otra hace uso del parque. Camilo no se preocupa porque en el parque estén personas heterosexuales “El parque es un lugar público, ahí puede estar quien quiera siempre y cuando sea respetuoso con nosotros”. Sin embargo Camilo cree que el hecho de que su comunidad se haya apropiado de ese espacio público no es bien visto por los demás ciudadanos y recuerda una anécdota “Una amiga estuvo en “El cartel”, sin saber que era, y me contó que en el Parque de los Deseos había un montón de “locas” en un alboroto impresionante. Yo le conté de que se trataba y le pregunté: ¿No me vio? Yo estaba allá”. Por otro lado David piensa que los demás ya ven eso como algo normal “pues ya debieron acostumbrarse a que ese es nuestro espacio”.


En su conocimiento como investigador de la población LGBT, Walter Bustamante opina que en la ciudadanía, en general, siente un rechazo hacia la apropiación por parte de los homosexuales del Parque de los Deseos, “El hecho de que sean homosexuales muy jóvenes y que se expresan libremente sus gustos sexuales y los afectos agrede a las miradas tradicionales y por eso no hay aceptación”.

En los alrededores del Parque Explora y del Jardín Botánico, sitios vecinos al Parque de los Deseos, hay otra población joven que se apropió de ese espacio, “Son punkeros, rockeros, emos, ahí se hacen pelados de varias corrientes” dice Camilo. Esta comunidad agredió, el año pasado, a los LGBT que en reúnen en el denominado “Cartel”. “La idea de ellos es sacarnos del Parque para ellos quedarse ahí”. Esta situación es de las que más preocupa a Elkin Naranjo quien piensa que entre la comunidad LGBT se siente temor “en la medida en que se siguen cometiendo violencias en contra de la personas LGBT”, sin embargo él está convencido de que la apropiación del Parque y hecho de que, a pesar de la violencia contra los LGBT, ellos no se han ido demuestra “que de una u otra manera los jóvenes LGBT están mas empoderados de sus derechos”.

Luego del incidente vivido con el grupo juvenil que se reine en lugares vecinos al  Parque de los Deseos, Camilo siguió visitando el parque en comañía de su amigo David, “Al principio si nos daba miedo, pero la policía y la personería siempre estuvieron pendientes de que nos respetaran nuestro espacio”─Explicó Camilo─ “todos fuimos conscientes de eso y seguimos en nuestro Cartel”. Por su parte David, aunque se siente seguro en el parque, le preocupa que en la ciudad sigan presentándose casos de violencia contra los LGBT.
David y Camilo tienen claro cuales son sus derechos y que mecanismos puede utilizar para hacerlos respetar. “En el parque uno aprende que uno tienen todos los derechos que tiene un heterosexual, además nos dimos cuenta que contábamos con la personería”.

Naranjo piensa que un tiempo atrás los miembros de la comunidad LGBT no eran conscientes de sus derechos, pero actualmente el conocimiento de sus derechos “se debe al trabajo que organizaciones sociales, activistas y hasta las administraciones locales han adelantado por varios años en la ciudad”. Bustamante cree que la forma más correcta de hacer respetar los derechos de los LGBT en la ciudad es “educar a esos a las personas que violentan los derechos de ellos enseñándoles que existe la diversidad y también enseñarles a los niños para que en el futuro puedan vivir y aceptar la diferencia”.

El Parque de los Deseos es el lugar que encontró la comunidad LGBT para hacer vida pública, allí cientos de personas, con gustos similares a los de Camilo y David, tienen la libertad necesaria para realizar actividades y expresar sus sentimientos en público sin sentirse incómodos por una mirada curiosa o discriminatoria. Es el Parque de los Deseos un lugar para toda la ciudadanía, pero los viernes en la noche el espacio es para la comunidad LGBT o como dice Camilo: “para personas con mente abierta, que sean capaces de compartir un espacio respetando la diversidad sexual y cultural”.



http://plazaenlared.blogspot.com/2011/03/parque-de-los-deseos-un-espacio-de-la.html

Reacciones:

3 comentarios :

La Fundación Antioqueña de Infectología (institución sin animo de lucro); invita a las personas de los siguientes grupos priorizados, interesados en asesoría y pruebas de detección del VIH/Sida a solicitar su cita totalmente confidencial y gratuita.
GRUPOS CLAVE PRIORIZADOS
Hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres. [HSH]
Personas “transgénero”. [TRANS]
Trabajadoras sexuales. [TS]
Habitantes de la calle. [HC]
Personas privadas de la libertad. [PPL]
Jóvenes de 10-24 años en condición y/o contexto de desplazamiento [JD]
PIDA SU CITA TOTALMENTE GRATIS AL 448.10.01



no estoy de acuerdo con esta medida (prohibicion del parrillero hombre) esto no soluciona tanto indice de inseguridad en nuestra ciudad, mas bien limita la movilidad de cientos de personas honestas y trabajadoras que tienen parejas hombres y no los pueden transportar.... PROTESTEMOS POR LA IMPOSICIÓN DE LA AUTORIDAD.... NO AL AUTORITARISMO SI A LA DEMOCRACIA

libertad sexual si, libertinaje homosexual no,la intimidad de la vida privada, debe ser respetada por todos, pero la vulgaridad sexual, sea de quien sea, es una verguenza.-

Publicar un comentario en la entrada