miércoles, 1 de octubre de 2014

Matoneo a Gerónimo de La Voz Kids : LA SOCIEDAD DE LOS TRINOS SUICIDAS

DAR CLICK PARA AGRANDAR




Foto: Gerónimo Ángel

Colombia vio convertida en tendencia de redes sociales el ataque a Gerónimo Ángel, un niño concursante en La Voz Kids. No es diferente ese matoneo al que se hace en salones de clase como el de Sergio Urrego, que lo llevó al vacío.

¿Somos una sociedad que ridiculiza la pasión?, ¿que ridiculiza el esfuerzo y la dedicación?, ¿qué discrimina a quien tiene una personalidad definida y la defiende? ¿Hacemos bullying a un niño amado y apoyado por sus padres?

El matoneo a Gerónimo Ángel, un concursante del programa del Canal Caracol, La Voz Kids, hijo del futbolista Juan Pablo Ángel, llega exactamente 2 meses después de que un adolescente, Sergio Urrego, se suicidara en un centro comercial en Bogotá por el bullying del que fue víctima por su orientación sexual.  

Algunos usuarios de redes sociales se volcaron a atacar a Gerónimo con frases denigrantes que no vale la pena repetir, como si alguien que usa camiseta de colores, botas con taches, ha estudiado canto y baile tuviera también rotulada su orientación sexual. Lo que sí evidencia a gritos este niño es que es un cosmopolita criado en cuatro países, que habla perfectamente dos idiomas y tiene una formación académica que ya quisieran tener sus atacantes. 

También, lo que sí deja ver Gerónimo es que tiene la personalidad suficiente para hacer lo que no hacen muchos. En un país donde ser clásico es la norma, donde los hombres que usan color rosa son mirados mal, donde pocos se atreven a llevar un accesorio que quizás les gustaría usar, un chico se atreve a seguir los estándares de la moda mundial y combinar un par de botas con taches estilo grunge, con una camiseta fucsia y un pantalón sport, es juzgado, ridiculizado y denigrado por gente que se escuda en la masa de las redes sociales, en la popularización del comentario sin sanción, en el valor que da ser uno más escondido en millones de voces. A ver si al dar la cara y enfrentar a quienes juzgan frente a frente tendrían el mismo valor para exponerse a ser juzgados como ellos mismos lo hacen sin misericordia. 

Además, desde cuándo decir ‘homosexual’ o ‘gay’ es una ofensa. ¿Por qué no ofendemos entonces así a quiénes son heterosexuales? Es el afán social de creernos superiores por hacer parte del estándar, de la masa. Si la mayoría es heterosexual, el que no lo es o no lo parece, es discriminado, visto como un bicho raro. Bien lo dijo el caricaturista Vladdo en un tuit “Hoy, prácticamente todo asesino, abusador, corrupto, mafioso, hampón proviene de parejas hetero. Es decir: eso no garantiza nada”.

Somos una sociedad de doble moral que se da golpes de pecho por un joven suicida que no pudo con el peso de la opresión y el juicio pero que, a su vez, se lanza a las redes para hacer lo mismo que pudieron hacer algunos directivos y compañeros de Sergio: ver la diferencia y atacar. Un trino para muchos es inofensivo, pero para otros es el empujón al vacío. No es diferente quien critica en un trino con esa intención, que quienes se burlaron de Sergio Urrego.

¿Por qué queremos ser todos iguales, trabajar en oficinas, vestir de saco y corbata? Si Gerónimo quiere usar camisetas coloridas, bailar ballet y cantar, que lo haga, porque lo único que necesitamos es gente feliz, niños que crezcan con pasión y amen lo que hacen para ver si gracias a ellos, a chicos como Gerónimo, algún día, alguien, en alguna generación y en algún tiempo, puede vivir sin miedos, sin angustias, sin el deseo de botarse desde la baranda para acabar con el peso de ser diferentes.

Tomado de http://www.fucsia.co/


Hijo de Juan Pablo Ángel fue víctima de matoneo después de su audición en 'La Voz Kids'


Tras su audición en el programa de talentos, las redes sociales se llenaron de burlas y comentarios negativos contra el niño. Gerónimo Ángel, hijo del reconocido futbolista de Atlético Nacional,  contó su historia, demostró su gusto por la música y además por el baile. 

Esto pareció encender a algunos tuiteros, que de inmediato se burlaron de su forma de moverse y de su 'aparente condición sexual'. Las críticas siguieron cuando finalmente cantó 'No one' de Alicia Keys ante el jurado. 

Tantos fueron los comentarios que 'Juan Pablo Ángel' se impuso como tendencia en Twitter en Colombia. Incluso, sigue en la lista de los temas más comentados. 

El matoneo que recibió a través de las redes sociales fue rechazado por otros usuarios que solo destacaron el talento del niño, que hará parte del equipo de Fanny Lu. 

No solo brindaron apoyo a Gerónimo, sino también a Juan Pablo Ángel.

Publicada porTOMADO DE PULZO.COM


La insoportable 'La Voz Kids'
Se trata, ni más ni menos, de un aprestamiento forzado al espíritu de competencia propio de una sociedad capitalista y mediática.

Mientras todo un país se conmueve por La Voz Kids, yo prefiero diferir enérgicamente. Mientras miles de personas alaban la calidad del canto, la ternura de aquel o aquella concursante, yo prefiero lanzar mi voz de protesta por la defensa de la infancia sin manipulaciones, sin forcejos y sin afanes. Una infancia que toma el tiempo necesario para llegar a la adolescencia y tranquilamente a la adultez.

En ese sentido, opino que La Voz Kids es un adefesio comercial que busca rentabilizar la manipulación e incentivar el sentido de competencia de unos niños y niñas que claramente cuentan con un marco jurídico que debería proteger sus derechos a una infancia sana.

Y, por supuesto, se me viene a la cabeza el matoneo homofóbico al que fue sometido en las redes sociales el hijo de Juan Pablo Ángel, joven participante del programa. Este tipo de hechos, ya lo comprobamos con el doloroso suicidio del joven Sergio Urrego, estudiante del Gimnasio Castillo Campestre, pueden tener consecuencias devastadoras para estos niños y niñas. Claro, los representantes del canal pueden aducir que no son de su responsabilidad las expresiones de una sociedad aún tan intolerante y conservadora, pero creo que el punto es que precisamente en este caso el origen del asunto puede estar aguas arriba, en la manera en que presentan –¿o debería decir exponen?– a estos y estas jóvenes a los comentarios de las redes sociales.

Vamos a lo que vamos, o a lo que vemos: niñas intentando ser sexis para encantar al jurado, niños incómodos en su rol de tristes imitadores de adultos, tratando de triunfar a como dé lugar para ser alguien en este duro mundo. El formato del programa La Voz Kids inscribe a sus participantes en una situación de adultos precoces, cortándoles toda posibilidad de explorar con libertad las expresiones propias de una situación de crecimiento espontáneo.

Se trata, ni más ni menos, de un aprestamiento forzado al espíritu de competencia propio de una sociedad capitalista y mediática. Estamos hablando de una presión indebida a los niños y a las niñas, una elaborada variante más del famoso matoneo del que tanto se habla ahora en nuestros medios. Prueba de ello son las reacciones indebidas de algunos de los internautas ante los videos de las presentaciones de los participantes colgados en YouTube. El caso del hijo de Juan Pablo Ángel no es el único y les aseguro que hay comentarios que por puro respeto a los lectores y a los derechos de estos niños y niñas me abstengo de publicar.

¿Quién protege los derechos vulnerados de estos y estas jóvenes? Sé que el artículo 20 de nuestra Constitución nos recuerda que los medios no tendrán censura, pero nos recuerda también que deben demostrar y definir claramente su responsabilidad hacia la sociedad. Este tipo de programa con su afán de lucro nos demuestra hasta qué punto el rating puede producir algo totalmente contrario al espíritu de este mandato constitucional.

En fin, por qué no dejamos a los niños y las niñas levantar cometas, jugar fútbol, vestir blue jean, pintar, ensuciarse, reír y soñar sus propias historias. Por qué no dejamos a los niños y las niñas ser niños y niñas, vivir ese tiempo llamado infancia, alejados en la medida de lo posible de ese conjunto de valores que gobiernan el mundo mediático, consumista, revanchista, guerrero y lleno de manipulaciones comerciales. Y que canten en la ducha, en el colegio, con sus amigos y amigas, que estén en el coro del barrio, del colegio, por supuesto que sí. Que canten como niños y niñas y no jugando a ser adultos antes de tiempo.

Florence Thomas
Coordinadora del grupo Mujer y Sociedad





Reacciones:

1 comentarios :

De acuerdo por el solo hecho de ser sospechoso de ser "marica" lo matonean, dejenlo crecer y que sea lo que quiera ser

Publicar un comentario

SEXO Y VIDA

ENTRETENIMIENTO

CINE

Lifestyle

Activismo

VIAJE LGBT

Miembros CCLGBTCO

Miembros CCLGBTCO
Cámara de Comerciantes LGBT de Colombia